Ernestina Ascencio

el

Lamentablemente la violencia y desigualdad social en México, son temas que se han vuelto muy comunes y que rayan en la vida cotidiana de cada ciudadano, principalmente para las personas indígenas que sufren de discriminación, día con día.  Sin embargo, uno de los estados más vulnerables en este aspecto es Veracruz, pues el mismo gobierno mexicano ha permitido que empresarios despojen de sus tierras a personas indígenas, amenazándoles incluso de muerte. Además, existe un alto índice de inseguridad, porque la delincuencia organizada rige con verdadero auge en estas zonas, robándoles las pocas pertenencias que tienen; así como secuestrando, violando y matando a cada persona que no obedezca, principalmente a las mujeres.

Tenemos el caso de una indígena originaria de la sierra Zongolica, quien a sus 72 años de edad fue violada y asesinada por militares. Este despreciable hecho ocurrió el 25 de agosto del 2007, y hasta la fecha no ha habido justicia.

En el 2011, el caso se llevó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pues se acabaron todos los procedimientos posibles legales en las instituciones mexicanas “sin ningún resultado en la aplicación de la justicia”.

El responsable de tratar de obtener justicia, fue el presidente de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Sierra de Zongolica (CROISZ), el activista Julio Atenco Vidal.

La comunidad de donde Ernestina era originaria, el municipio de Soledad Atzompa, a lo largo de todos estos años han exigido justicia, y en su momento, pidieron apoyo a dos grupos de abogados especializados en la defensa de los derechos humanos, dirigidos por Miguel Cano y por la Asociación de Abogados por la Defensa de los Derechos Humanos. El grupo de abogados exigió saber el por qué se privó de la vida a la anciana indígena.

Por su parte, el ex-gobernador Fidel Herrera Beltrán, no cumplió con su palabra de hacer justicia al terrible caso, y le dio la razón al ex-presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien afirmó que Ernestina Ascencio había fallecido “por una gastritis aguda y no por violación”.

El último medio, antes de querer proceder el caso a la Comisión  Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), fue la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). No obstante, el resultado fue el mismo: no se consiguió absolutamente nada.

Sin embargo, hoy con gran tristeza, confirmamos una vez más que la justicia en México no se cumple, y que es una bella utopía, pues a más de diez años del homicidio de Ernestina Ascencio, sigue sin haber respuestas.

@reinasdelaselva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s