El “NO” de México a los vientres de alquiler

Los vientres de alquiler han generado bastante polémica alrededor del mundo. Siendo una bendición o una maldición, para las personas.

En México, por ejemplo, no se había regulado alguna ley que prohibiera estas prácticas, hasta finales del pasado mes de abril, pues se realizaban ilegalmente.

Así es, la cámara de senadores decidió regular la práctica de los Vientres de Alquiler. Esto como medida preventiva y para proteger a mujeres que viven en condiciones vulnerables de ser explotadas. Ahora la Ley General de Salud establece que, únicamente se podrá alquilar un vientre con indicación médica, sin fines de lucro y entre mexicanos.

Si se llega a violar tal norma, la pena variará de 6 a 17 años de prisión. Por su parte, la senadora Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano, afirmó lo siguiente:

 “La idea no es castigar. Hay que reconocer que en México se ha venido dando esta gestación sin un marco regulatorio. No podemos obviar que es una nueva posibilidad para personas que quieran formar una familia y que quieran probar otros métodos.”

En un principio se quiso prohibir completamente la práctica, pero se pensó que así las mujeres correrían más riesgo al llegar a adentrarse al mercado ilegal. Por lo que únicamente pusieron ciertos límites.

Al ser la demostración de problemas de infertilidad, la única opción de adquirir este derecho, se han suscitado diversas quejas entre la gente que no está de acuerdo con la nueva ley, puesto que excluye a las parejas homosexuales y solteras.

La directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), Regina Tamés, es una de las personas que están en completo desacuerdo con dicha ley.

“Es una medida absurda, porque no acabará con la explotación, ya que sólo la prohíbe y no la saca de la clandestinidad. Con esto parece que las madres que presten su vientre, tengan que ser santas y hacerlo de manera altruista. Y eso no tiene por qué ser así.”

Además, la norma señala que los solicitantes se harán cargo de todos los gastos médicos que surjan, desde el embarazo hasta el post-parto. En caso de llegarse a incumplir, el castigo será la prisión, también afectará a quienes promuevan estas prácticas como un negocio.

@reinasdelaselva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s