Se suicidó por un vídeo

Verónica era una trabajadora de la fábrica Iveco en Madrid, tenía 32 años de edad y era madre de dos niños. Se quitó la vida tras difundirse una grabación sexual entre todos sus compañeros del trabajo, misma que tras varios días llegó a las manos de su marido, situación que desencadenó una serie de problemas…